El mejor premio del delantero del Atlético de Madrid Diego Forlán no son la Bota ni el Balón de Oro, sino esta argentina impresionante que lo acompaña allá donde va. Está visto que algunos se llevan toda la gloria. ¿Por qué la vida no podrá ser también un deporte de equipo? Nueva entrada