El diseño de la empresa holandesa de animación digital, PostPanic, con sede en Ámsterdam, corrió a cargo de Maurice Mentjens, que ideó este espacio como una especie de parque recreativo para adultos, en el que se fomentara la creatividad y que fuese tan versátil que pudiera acoger a entre 14 y 40 personas trabajando al mismo tiempo. Destaca su enorme hall de entrada, que ocupa dos plantas de altura. En uno de sus laterales hay un proyector. En el opuesto, una gran pantalla para ver partidos de fútbol por la noche, jugar a la PlayStation o ver películas. También se organizan ciclos abiertos a cualquier creador de Ámsterdam. El hall es tan grande y polivalente que puede acoger desde fiestas para 150 personas hasta ser un improvisado campo de fútbol.