Este gigante (puede llegar a medir 6 metros y pesar 1300 kilos), es un tremendo depredador que no duda en atacar a un humano si lo ve oportuno. Famosa es la matanza ocurrida en 1945 en la Isla Ramree (Birmania), en la que multitud de cocodrilos de este tipo devoraron a cientos de soldados japoneses que huían de sus enemigos británicos.